Humidificadores de Radiador

Los humidificadores de tipo radiador son aquellos recipientes cerámicos que podemos colgar encima de un radiador o estufa en invierno de forma que cuando encendamos la calefacción el agua contenida en el recipiente se evapore en forma de vapor. Este método tan sencillo heredado de nuestros antepasados nos permite gastar poco dinero para conseguir mejorar nuestra salud y cuidar que los niveles de humedad sean los adecuados en temporadas frías. Recuerda que, uno de los principales problemas del invierno, es que al encender la calefacción el aire se vuelve más seco y esto puede propiciar la existencia de las bacterias causantes de los resfriados y gripes.

Los 5 mejores humidificadores para radiador

COM-FOUR

COM-FOUR

Características

  • Humidificador para colgar sobre radiador hecho de cerámica.
  • Contienen un enganche fácil de colocar en cualquier tipo de radiador o
    estufa.
  • Su tamaño individual es de 17,5 cm de alto x 8,2 cm de largo x 3,7 cm de
    ancho.
  • El pack incluye 3 humidificadores y podemos elegir distintos diseños de
    estos: con corazones, en forma de caballito de mar, o con un diseño de
    diamantes sencillo y elegante.

Ventajas

  • Podemos tener tres humidificadores con el mismo estilo para
    distribuir entre las diferentes habitaciones de la casa.
  • Podemos usarlo como humidificador decorativo a la vez que cumple
    su función.
  • Este producto tiene muy buenas valoraciones.
  • Los clientes indican que cada humidificador tiene una capacidad de
    casi 500 mililitros, lo que permitirá que duren un largo periodo de
    tiempo emitiendo vapor.
  • Podemos optar entre colgar los 3 en el mismo radiador o en distintos
    para cubrir así distintos lugares.

Excellent Housewar

Excellent Housewar

Características

  • Humidificador de acero color plata.
  • El set contiene dos recipientes de acero inoxidable.
  • Su tamaño individual es de aproximadamente 18 cm de alto x 5 cm de
    largo x 5 cm de ancho, aunque el fabricante no lo especifica.

Ventajas

  • Estos dos humidificadores de tipo radiador tienen un diseño sencillo
    que no pasará de moda en el tiempo.
  • Son pequeños y fáciles de usar.
  • Aunque no tiene muchas opiniones, este vendedor recibe muy
    buenas críticas por sus otros productos en venta.
  • Al ser de acero inoxidable en vez de cerámica será más fácil de
    limpiar, y sobre todo tendremos que preocuparse menos por si se
    cae, ya que es un material más resistente a los golpes

Lantelme

Lantelme 7622

Características

  • Recipientes de cerámica humidificadores con forma de trapezoide y
    gancho metálico.
  • El set contiene dos humidificadores idénticos de color blanco.
  • En cada uno de ellos podemos albergar hasta 400 mililitros de agua.
  • Su tamaño individual es de 25 cm de alto x 7 cm de largo x 6 cm de ancho.

Ventajas

  • Estos humidificadores para radiador en cerámica presentan un diseño
    moderno y elegante que adornará nuestra casa mientras humidifican
    el aire de la habitación.
  • Son fáciles de rellenar y de usar.
  • Los clientes destacan la buena calidad de los materiales y lo bien que
    cumple los objetivos de humificación

Rayen

Humidificador para radiadores

Características

  • Set de dos humidificadores blancos de cerámica para radiadores.
  • Tienen un diseño sencillo que pasará desapercibido en nuestro hogar.
  • Cada uno de ellos tiene una capacidad de 200 mililitros de agua.
  • Su tamaño individual es de 18,8 cm de alto x 8,5 cm de largo x 2,8 cm de
    ancho.

Ventajas

  • Podemos ponerlos tantos en radiadores modernos de aluminio como
    en las estufas antiguas de materiales más recios.
  • Al ser lisos por su parte posterior quedarán perfectamente pegados
    al radiador sin que supongan un obstáculo.
  • El material del que están compuestos permite transmitir mejor el
    calor y que el agua se comience a evaporar rápidamente.

WOP ART

WOP ART

Características

  • Humidificador para radiador de porcelana con diseño basado en
    animales.
  • Es discreto y original a la vez. Su color blanco permite combinarlo en
    cualquier hogar, y le dará un toque personal a nuestra casa.
  • Se puede usar como difusor de aromas si añadimos en el agua aceites
    esenciales que se evaporarán junto con el agua.
  • Sus medidas individuales dependen del diseño que escojamos, peor por
    lo general es de 18,5 cm de alto x 11 cm de largo x 3,5 cm de ancho.

Ventajas

  • Este artículo tiene casi el 100% de valoraciones positivas.
  • Algunos usuarios le dan también la funcionalidad de aromatizador.
  • Su diseño original rompe un poco con la monotonía de los
    humidificadores típicos, lo que lo convierte a su vez en un elemento
    decorativo.

✅ Humidificadores para radiador: Opiniones de consumidores

Los consumidores destacan su facilidad de uso y sencillez, ya que por lo general tan solo tenemos que llenarlo de agua y colgarlo del radiador. Además, al estar basado en la generación de vapor caliente, no tenemos que preocuparnos por su mantenimiento y limpieza diaria ya que el calor purificará el agua, eliminando las bacterias que pudiese tener y los restos de cal. Lo que lleva a los usuarios a comprar este tipo de humidificadores muchas veces es su precio, ya que podemos adquirir sets de varios humidificadores por un tercio de lo que nos costaría un humidificador eléctrico. Otro aspecto para destacar es que, gracias a su enganche simple, podemos usarlos tanto en radiadores antiguos de pared como en las estufas modernas. Su tamaño pequeño permite moverlos de un sitio a otro, pudiendo cubrir diferentes partes de la casa.

Los usuarios también advierten de que, al estar la mayoría compuestos de cerámica, hay que tener cuidado para no romperlos, pero también recalcan que es el material ideal para agilizar el proceso de evaporación y de conservación del calor. Si te preocupa que, al ser un material tan frágil pueda llegar dañado a tu casa, puedes relajarte porque en el caso de que eso pase, que no es lo común, los clientes han obtenido otro de las mismas características en poco tiempo sin ningún problema a la hora de descambiarlo. Por otro lado, también se destaca que un motivo más basado en la estética es que este tipo de humificadores presentan diseños más variados que podemos combinar más fácilmente con las cosas que ya tenemos en casa, ya que al ser de cerámica podremos encontrar infinidad de diseños adaptados a este uso. La mayoría de los clientes confían más en el funcionamiento de sus humidificadores de cerámica tradicionales ya que saben como funcionan y pueden observar en tiempo real su rendimiento y cantidad de vapor emitido. Todos los usuarios aseguran que, tras incorporar en invierno este tipo de elementos a sus radiadores, sienten sus mucosas mucho más despejadas y contraen menos enfermedades respiratorias leves de las que usualmente padecen.

Por último, algunos clientes indican que usan estos objetos como aromatizadores, incluyendo unas 10 gotas de aceite esencial en el agua y limpiando posteriormente bien el recipiente. Así no perderás funcionalidad, aunque tu humidificador no sea eléctrico. Recuerda que con este tipo de humidificadores estarás ahorrando energía ya que no es necesario tenerlos conectados a un enchufe constantemente.

✅ ¿Por qué comprar un humidificador para radiador?

La razón principal es que implementan de forma sencilla y tradicional el sistema de evaporación de agua que está de moda hoy en día, los humidificadores. La realidad es que, aunque todo el mundo busque el humidificador ultrasónico eléctrico perfecto para su hogar, este tipo de sistemas existen tradicionalmente desde hace muchos años. Nuestras abuelas y abuelos ya sabían los beneficios de mantener la humedad correcta en el aire para mejorar nuestra salud, por eso colgaban pequeños tarros de los antiguos radiadores para mantener en invierno el ambiente húmedo. Hoy en día sabemos que no vale con colgar cualquier recipiente de un mueble o calefactor, ya que materiales como el plástico pueden liberar sustancias tóxicas. Por eso, la mayoría de los humidificadores para colgar en los radiadores están compuestos de cerámica.

Este material es ideal para transmitir y soportar el calor, evaporando el agua de forma gradual. Lo mejor de no tener que disponer de un sistema eléctrico es en primer lugar que evitamos fallos derivados de los componentes que incorporan, como por ejemplo temporizadores, ionizadores o sistemas de generación de sonidos ultrasónicos. También evitamos gastar el triple o incluso más en un humidificador que nos duraría menos años debido a su componente de desgaste funcional asociado a su ciclo de vida.

Por último, respecto a los humidificadores eléctricos, estos no consumen electricidad, ya que se basan en un sistema tradicional de calentar agua y convertirla en vapor. Y no solo eso, al tratarse de sistemas que generan el vapor calentando el agua, este proceso elimina los microorganismos que puedan quedar en el agua, evitando que pasen al aire. Es decir, podremos usar agua corriente del grifo y no será necesario que compremos agua destilada. Esto se traduce en mayor comodidad, porque siempre disponemos de un grifo cerca en casa, pero puede que no tengamos agua destilada. Y también supone un menor coste que notaremos a lo largo del tiempo. En resumen, al comprar un humidificador para radiador estaremos cuidando nuestra salud, evitando un consumo eléctrico innecesario, ahorrando dinero tanto en electricidad como en agua destilada e invirtiendo en un producto duradero que podremos reutilizar miles de veces.

✅ ¿Cómo funcionan los humidificadores de radiador?

El funcionamiento de los humidificadores para colgar en los radiadores es muy sencillo. En primer lugar, tenemos que rellenar el humidificador, sin sobrecargarlo demasiado, haciendo caso a la capacidad indicada por el vendedor o fabricante. Para ello podremos usar agua del grifo. Posteriormente, debemos colocarlos sobre un radiador o estufa, o enganchados en cualquier mueble si nuestra calefacción es centralizada y no tenemos un punto concreto de calor.

Nosotros te recomendamos que directamente lo coloques sobre un radiador ya que su puesta en funcionamiento será mucho más inmediata. Una vez que el recipiente de cerámica se calienta, este calor es traspasado al agua que hay en su interior, de forma que cuando alcanza la temperatura adecuada comienza a evaporarse. Este proceso elimina los posibles restos no deseables que, con el calor, no pueden sobrevivir, por lo que no pasarán al aire de nuestro hogar. Cuando veamos que el humidificador está casi vacío, tendremos que empezar el proceso de nuevo, rellenándolo de agua y esperando a que se vuelva a evaporizar. Has de tener en cuenta que, cuanto más grande y más capacidad tenga tu humidificador, más tiempo durará activo, pero también tardará más en comenzar a ejercer su función.

Muchos de los usuarios que han comprado este tipo de humificadores para radiadores comentan que es posible añadir varias gotas de aceites aromáticos para que nuestra casa huela bien a la vez que humidificamos el aire. Para ello, tan solo tendrás que verter gotas de un aceite esencial con el olor que desees en el agua antes de colocar el humidificador sobre el radiador. Las gotas que has de echar dependerán del tamaño de tu humidificador, ya que cuanto mayor sea su capacidad, más aceite esencial necesitarás añadir.

✅ Ventajas de comprar un humidificador para radiador

Los humidificadores para radiadores presentan muchas ventajas en su uso cotidiano. Por supuesto, la principal ventaja de estos humidificadores de cerámica es que cumplen la función de limpiar el aire, manteniendo la humedad ideal que debemos tener en invierno, evitando así que se nos resequen las mucosas y la piel. A parte de su principal beneficio, estos humidificadores decorativos le darán un toque personal a nuestro hogar, ya que podemos elegir entre diseños muy diferentes. Nosotros calificaríamos como su segunda ventaja principal el ahorro económico que supone tener un humidificador de porcelana en vez de otra de las soluciones eléctricas.

Este ahorro se ve transformado en menos costes eléctricos, de agua y en el propio dispositivo, por lo que podemos usarlos durante todo el invierno sin preocuparnos. Además de las ventajas de comprar un humidificador que te hemos comentado, en concreto este tipo de humidificadores de vapor caliente presentan muchas más.

Por ejemplo, el calor aplicado al agua tiene como efecto una eliminación de las partículas dañinas de esta antes de pasar en forma de vapor al aire. Al contrario que los de vapor frío, que hemos de estar limpiando continuamente para evitar que estos microorganismos pasen al aire, estos humidificadores para radiadores no necesitan prácticamente mantenimiento. Como puedes observar, además de invertir en salud estarás ahorrando frente a otros métodos de humidificación, gracias a las características de los humidificadores para radiadores

✅ Humidificador de radiador: Aspectos básicos

Antes de comprar un humidificador para radiador, has de tener en cuenta diferentes aspectos básicos que afectaran al precio final de este pero que son indispensables en función de la utilidad que vayas a darle. En muchos casos, conocer bien estas características puede ayudarte a ahorrar comprando tu humidificador evitando opciones que incluyen que posteriormente no vas a usar.

Materiales de fabricación

El principal material de fabricación de los humidificadores es la cerámica o porcelana. Ambos materiales son idóneos para transmitir el calor al agua que contienen y son muy resistentes a las altas temperaturas. Además, estos materiales tienen un gran ciclo de vida, que suele terminar principalmente porque se rompen y no porque su desgaste ya no permita su uso. Existen algunos humidificadores compuestos de acero inoxidable que también pueden dar buen rendimiento, aunque nosotros preferimos los anteriores ya que son más tradicionales y decorativos. Desde luego, no te aconsejamos que compres humidificadores para radiador que no estén compuestos de los materiales anteriores, ya que los plásticos pueden liberar sustancias tóxicas al aire.

Capacidad del humidificador para radiador

La capacidad del humidificador para colgar en el radiador hace referencia a la cantidad de agua máxima que puede contener. Esta dependerá del humidificador que compremos, pero por lo general no superaran los 500 mililitros. En este caso una mayor capacidad no representa una ventaja tan clara, ya que el agua tardará más en evaporizarse y correremos el riesgo de que el enganche no soporte tanto peso. La capacidad dependerá del uso que quieras darle, ya que si esperas que aguante toda la noche deberá tener una capacidad mayor que si lo usas durante el día y puedes recargarlo varias veces. Nuestra recomendación es que encuentres el compromiso entre las horas que quieres que este en funcionamiento y el uso que le vas a dar, porque una mayor capacidad por lo general también incrementará su precio.

Mantenimiento del humidificador de radiador

Un humidificador para radiador es muy fácil de mantener porque, simplemente, no es necesario que lo mantengamos. Generalmente bastará con limpiarlo varias veces al mes, aunque esta necesidad incrementa si usamos en los aceites esenciales para darle también la función de aromatizador. Al contrario que los humidificadores de vapor frío, el vapor caliente que generan este tipo de humidificadores se encarga de eliminar los restos nocivos del agua.

Instrucciones de uso

Su uso es muy sencillo. Tan solo tenemos que rellenarlo con agua del grifo y usar su enganche para colocarlo en el sistema de calor que usemos para invierno. No importa si es un radiador, una estufa o un calefactor, con el incremento de calor el agua comenzará a evaporarse incrementando los niveles de humedad. Tan solo tendremos que estar pendientes para que, cuando quede poca agua en su interior, lo rellenemos. Además podemos verter varias gotas aromatizadoras en el agua, para eliminar los malos olores del tabaco o de las mascotas de nuestra casa.